Title Image

Estrés

Promoción y Diagnóstico Temprano

ESTRÉS

En especial controlar el estrés es más difícil que cambiar nuestros hábitos de alimentación o hacer ejercicio, sobre todo porque esto involucra patrones básicos de creencias y comportamiento difíciles de modificar.

Manejar el estrés nos invita hacer algo que no es compatible con la vida moderna, nos reta a detenernos y priorizar el autocuidado sobre la producción.

 

¿Qué es el estrés?

El estrés es una respuesta necesaria y fisiológica, el problema aparece cuando este supera nuestra capacidad de respuesta y aún más cuando se prolonga, gracias al estrés nuestro cuerpo tiene la posibilidad de reaccionar ante el peligro, generar una respuesta curativa ante lesiones, balancear las respuestas inflamatorias, entre muchas otras cosas.

También el estrés percibido y el cambio de perspectiva ante el mismo han servido de gran impulso para superar retos en algunas personas, es importante adquirir herramientas para hacerle frente.

Foto de creativeart en frepik

Cuando el estrés se prolonga y supera nuestra capacidad fisiológica de respuesta, el cortisol (la hormona por excelencia del estrés) se eleva y se secreta fuera del patrón diurno normal, esto puede conllevar a una amplia variedad de problemas de salud, incluyendo:

niveles altos de azúcar en la sangre, alteraciones en el colesterol, depresión del sistema inmune, permeabilidad intestinal, mala función cognitiva y memoria, mala función tiroidea, mayor almacenamiento de grasa en el hígado y abdomen, aumento de antojos, ansiedad y depresión, solo por nombrar algunos.

Podemos afirmar que el estrés se encuentra involucrado en el desarrollo de cualquier enfermedad.

Imagen  – www.freepik.es

¿Qué síntomas puede experimentar cuando tengo estrés?

  • Dolores de cabeza.
  • Resfriados frecuentes.
  • Dificultad para conciliar el sueño, permanecer dormido y despertarse.
  • Cambios de humor.
  • Antojos de azúcar y cafeína.
  • Irritabilidad o aturdimiento entre comidas.
  • Comer para aliviar la fatiga.
  • Mareos al pasar de estar sentado o acostado a estar de pie.
  • Malestar digestivo: distensión abdominal, reflujo gastroesofágico, ciclos diarrea, estreñimiento, entre otros.
  • Cansancio crónico.
  • Disminución del deseo sexual.

Hay 4 factores clave que determinan cómo percibimos el estrés:

  1. Novedad del evento.
  2. Naturaleza impredecible del evento.
  3. Amenaza percibida para nuestro cuerpo o ego.
  4. Sensación de pérdida de control.

 

¿Qué podemos hacer frente al estrés?

  1. Se debe aprender a reducirlo dando algunos pasos para evitar el estrés innecesario:

– Limite el tiempo en el que se informa y ve noticias. Otra forma de decirlo: elija sobre que quiere estar informado.

– Evite personas que lo estresen. Generalmente aquellas que exigen mucho de usted pero están poco dispuestas a dar

– Evite discusiones o argumentaciones. Algunos temas como la política o la religión llevan a largas discusiones con pocos resultados o cambios.

– Priorice y administre su tiempo.

– Cuando este comiendo coma, cuando esté en el gimnasio ejercítese y en el trabajo trabaje, viva cada experiencia del día.

– Limite el tiempo en pantalla.

 

  1. Mitigue el daño producido por el estrés:

Esfuércese por pensar en lo que tiene y no en lo que hace falta, vivir agradecido siempre traerá paz.

– Intente ver las situaciones desde la mejor perspectiva, por ejemplo: el tiempo en que el carro está en el taller es excelente excusa para usar la bicicleta.

– Implemente todas aquellas actividades que le generen placer y alegría: aprenda un instrumento o un idioma.

Una vez identificamos cómo percibimos el estrés (puesto que cada persona lo hace de forma diferente) se debe generar una estrategia para el control basados en la respuesta corta.

Agenda tu Cita

7944442